De boca madre

En esta ocasión nos hemos acercado a un mexicano, que en realidad es un «vasco-mexicano». Tres de nosotros hemos pedido a la carta y el cuarto del menú.

Para comenzar hemos pedido unos típicos nachos con queso y guacamole. Los nachos son caseros y aunque es bastante distinto de los que te encuentras en otros sitios (que son a menudo de bolsa) han estado muy ricos.

Se ve que son más gruesos que los que ponen en otros locales «de bolsa»

El primer plato del menú ha sido una ensalada que ha cumplido bien con lo que se esperaba de ella

Perdón por el desenfoque

El plato principal del menú del día no ha ha sido típico mexicano, si no una hamburguesa con setas. El compañero se esperaba una hamburguesa con su pan y sus condimentos, pero se tuvo que conformar con unas patatas fritas caseras de muy buena elaboración.

¿Donde está el pan, la lechuga y el tomate?

Los que nos decidimos por la carta elegimos los tres un taco de pollo que llaman Gringa. Hay que decir que fue muy abundante y saboroso con el que quedamos bastante satisfechos. Fue curioso que terminan de preparar el plato en la mesa, dando la sensación de un servicio muy atento.

El postre del menú consistía en un crep (o mejor dicho, medio) que aunque de sabor estaba bien, no tenía un emplatado muy apetitoso.

No tiene muy buena pinta

Resumen

Un local muy agradable igual que el servicio, una comida a la altura aunque en el menú del día parece que falta un poco de esfuerzo.

A favor

  • Un servicio muy cuidado
  • Local agradable
  • Platos de la carta muy bien preparados

En contra

  • Los platos de la carta no tan bien preparados (aunque si estaban buenos)
  • Quizá un pelín caro
Calidad
Precio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *